EL MUNDO DEL DIVORCIO: FACIL, RAPIDO Y ECONOMICO

Divorcios express y Separaciones con o sin acuerdo e hijos. Convenios reguladores, abogados en Madrid

EL MUNDO DEL DIVORCIO: FACIL, RAPIDO Y ECONOMICO - Divorcios express y Separaciones con o sin acuerdo e hijos.  Convenios reguladores, abogados en Madrid

ABOGADOS PARA CASOS DIFICILES

ABOGADOS PARA CASOS DIFICILES:

 

Nuestros abogados no sólo tramitan casos muy sencillos tales como divorcios de mutuo acuerdo express, separaciones matrimoniales y guardas y custodias amistosas; además nos ocupamos de los casos más difíciles tales como modificaciones de medidas, ejecuciones de sentencia, medidas provisionales, apelaciones de sentencias…. etc.

 

Nuestro despacho está situado en la ciudad de Madrid de tal manera que si lo desea puede solicitarnos cita gratuitamente, o si no está residiendo en Madrid, puede consultarnos sus dudas con toda confianza, pues trataremos de resolver todas las cuestiones del modo más rápido, ágil e inteligente buscando las mejores soluciones aplicables a las circunstancias y peculiaridades de cada caso, debiendo estudiar especialmente aquellos casos especialmente complejos, muy específicamente los divorcios con hijos menores de edad o incapacitados.

DIVORCIO IMPARABLE

DIVORCIO IMPARABLE

 

Todos los matrimonios pasan por problemas, y tanto es así que hasta en un matrimonio en el que aparentemente no haya problemas, esa misma ausencia puede constituir sintomático de problemas subyacentes que no encuentran otra manifestación.

 

Qué duda cabe que afortunadamente la mayor parte de los problemas que se dan en un matrimonio pueden resolverse, ya cueste más o cueste menos, pero hay casos en los que problemas de la índole más diversa pueden hacer parecer que el futuro de un determinado matrimonio se encuentra tan cuestionado que casi podría decirse que su divorcio resulta casi inevitable, incluso pudiendo prescindir de la palabra casi, hablando entonces de un divorcio imparable, o al menos imparable aparentemente, porque incluso así problemas que parecen irresolubles pueden en realidad encontrar solución.

 

Suele señalarse que es preciso cuidar el matrimonio todos los días, pero también está bien recordar que matrimonios que parecen difíciles de enderezar pueden volver a encauzarse, aunque cueste y sea difícil.

 

Concluiríamos por tanto que hay matrimonios de los que parecen condenados al divorcio que en realidad tendrían solución, buscando ayuda de un mediador, por ejemplo, reservando la expresión “divorcio imparable” a aquellos casos más graves en los que el divorcio puede que no solamente sea difícil de evitar, sino incluso recomendable.

DIVORCIO OTRA VEZ

DIVORCIO OTRA VEZ

 

Quién no conoce a alguien que se haya casado y divorciado más de una vez.

Se dice que el primer divorcio vacuna contra el segundo, ya sea porque se decide firme e imperturbablemente no volver a casarse en toda la vida, ya sea porque lo aprendido de la experiencia anterior le permita abordar su nuevo matrimonio con más sabiduría, desde la elección del cónyuge hasta la forma de afrontar los problemas, pasando por el establecimiento de proyectos compartidos, siendo posible que se dé cualquiera de las dos alternativas anteriores, pero no hay que olvidar que queda una tercera posibilidad, que consiste en un nuevo divorcio. Y esta última posibilidad del divorcio viene a recordarnos que el futuro de un matrimonio no está nunca ni mucho menos asegurado, porque vemos cómo puede terminarse a pesar de todo.

Es una llamada de atención para darse cuenta del cuidado que requiere cualquier matrimonio, porque ya bastante complicadas somos la vida y las personas como para dejar la dinámica de un matrimonio a la deriva, a expensas de los elementos, pero cuando dos personas se casan están dispuestos a afrontar esos elementos, y convienen que no olviden ese impulso entusiasta para que crear un gran futuro en común.

DIVORCIO AL FIN

DIVORCIO AL FIN

 

En los divorcios más conflictivos, cuando terminan los cónyuges pueden llegar a experimentar una gran sensación de alivio. Se trata de divorcios que dejan tras de sí un matrimonio en el que hace tiempo que se dejó de creer, en los que los malos recuerdos no dejan sitio a los buenos,  no dejando lugar a ninguna duda sobre el deseo o no del divorcio, sino más bien todo lo contrario, siendo divorcios incluso fervientemente deseados, anhelada tanto su consecución que cuando ésta llega es indisimuladamente celebrada, más si cabe si se ha tratado de un divorcio contencioso, lo cual significa que no solo habrá sido más conflictivo todavía que de haberlo hecho de mutuo acuerdo, sino que también habrá sido mucho más lento, aumentando así las penalidades que a lo largo del mismo puedan padecerse, las incertidumbres, los rencores, las preocupaciones, etc. y por tanto las ansias de terminar, lo que hace que cuando el divorcio termina los cónyuges descansas, pudiendo pronunciar “divorcio al fin”.

Pero en la mayoría de los casos puede evitarse llegar a estos extremos en los que el divorcio sea tan engorroso que tenga que ser tan fervientemente ansiado, porque con buen asesoramiento y un poco de paciencia pueden encontrarse soluciones que permitan realizar el divorcio de mutuo acuerdo y terminar antes y de forma más pacífica.

DIVORCIO O DIVORCIO

DIVORCIO O DIVORCIO

 

En España no es imprescindible que los dos cónyuges estén de acuerdo en divorciarse, es suficiente con que uno solo de ellos lo desee, de modo que por mucho que el otro cónyuge no quiera divorciarse no le quedará más remedio, e incluso aunque se oponga, porque lo único que conseguiría sería retrasarlo.

Si el divorcio se realiza de mutuo acuerdo será mucho más breve, más sencillo, y también más barato, por lo que, ya que no puede evitar el divorcio, el cónyuge reacio suele acceder a seguir este procedimiento.

En caso contrario, que prefiera retrasarlo o incluso complicarlo, el cónyuge que quiere divorciarse tendrá que hacerlo de forma contenciosa, teniendo que someterse a los largos plazos que ello implica, más los gastos y las molestias, pero finalmente acabará por conseguir el divorcio porque en el juicio no se discutirá sobre si produce el divorcio o no, porque siempre se produce, sino sobre las condiciones.

Así las cosas al cónyuge no conforme con divorciarse le queda poco margen de decisión si el otro persiste en su voluntad de divorciarse, pudiendo como mucho complicárselo retrasándolo o tratando de imponerle duras condiciones que no pueda aceptar, lo que los conduce a un divorcio contencioso con las desventajas que supone, aunque el resultado seguirá siendo el del divorcio.

QUIEN DEBE DE PAGAR EL IBI, CONTRIBUCIÓN MUNICIPAL

¿QUIEN DEBE DE PAGAR EL IBI, CONTRIBUCIÓN MUNICIPAL?

 

Como en toda obligación civil, el pago de la Contribución Municipal o Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de de ser asumido por los propietarios del bien inmueble en la proporción de su parte de propiedad.

 

En los casos de divorcio se suele confundir el uso y disfrute con la obligación de pagar el IBI, de tal modo que salvo pacto en contrario (que perfectamente puede alcanzarse) se abonará por mitades en el caso de bienes gananciales (o privativos al cincuenta por ciento) u otra proporción concordante con los coeficientes de propiedad.

 

Al igual que las restantes obligaciones civiles son compensables, pero para el caso de impago ambos responderán frente al Ayuntamiento de las sanciones y recargos por impago con independencia de cual de los esposos o partes haya sido la incumplidora (dicho extremo es ajeno a la administración, y en todo caso deberá de ser reclamado por vía de repercusión).

DIVORCIO ALCANZABLE

DIVORCIO ALCANZABLE

 

En España no hay ningún problema legal para divorciarse. La mera voluntad es suficiente, junto con los pertinentes pasos judiciales que una vez emprendidos acaban siempre en la consecución del divorcio, porque no es necesario explicar causa alguna para justificar el divorcio, ni demostrar nada al respecto, ni demostrar que el otro es malo y uno es bueno, ni culpabilidades, no, no hay nada de eso, sino que la voluntad de al menos uno de los cónyuges es suficiente para divorciarse.

Teniendo claro el punto anterior sólo resta tratar las formas de divorciarse, porque hay dos.

La primera de ellas el conocido como divorcio de mutuo acuerdo, el cual en su propia denominación alude a su fundamente, consistente en que los cónyuges establecen por sí mismos mediante acuerdos la regulación de su divorcio, la cual habrán de ratificar en el Juzgado. Esta modalidad de divorcio cuenta con ventajas que la hacen siempre la opción preferible, puesto que es la más sencilla, rápida y económica, pero es imprescindible que se dé el mencionado acuerdo entre los cónyuges, cosa no solo no es siempre fácil sino que hay ocasiones en las que es imposible.

Efectivamente, cuando las posiciones están tan enfrentadas que no es posible resolver las diferencias mediante acuerdos, queda la opción del divorcio contencioso, lo que no implica solamente la celebración de un juicio, pues hay que sumarle plazos mucho más largos, costes económicos mucho mayores y, por supuesto, un enfrentamiento abierto, pero eso no significa que no pueda conseguirse el divorcio porque ese no será el tema a discutir en el juicio, sino las condiciones del mismo, de manera que con paciencia siempre se consigue el divorcio, pudiendo decir que si se desea el divorcio es plenamente alcanzable.

SE PUEDE COMPENSAR LA PENSIÓN ALIMENTICIA DE LOS HIJOS

¿Se puede conmpensar la pensión alimenticia de los hijos con otras deudas?.

 

Legalmente la pensión alimenticia de los hijos menores de edad es irrenunciable de tal modo que no cabra negociación dispositiva de la misma por parte de los esposos; lo que no impide que implícitamente puedan llegar a un acuerdo de compensación de saldos y deudas, perfectamente posible más aún cuando se deje constancia por escrito, pero por ejemplo no podrá hacerse constar en la redacción de un convenio regulador pues se opondrá el Ministerio Fiscal, no existiendo impedimento a que en la práctica se realice (sólo los esposos conocen lo que ocurre, no se puede controlar pues el control lo realizan ellos mismos recíprocamente respecto de sus derechos), caso en el que la parte que realiza la compensación de la pensión alimenticia deberá de preocuparse diligentemente de obtener un resguardo o prueba de la compensación, pues recordamos que el impago de pensión es delito, y de no poder acreditarlo se puede exponer a que en el futuro la otra parte le reclame la cantidad que corresponda e incluso inicie un procedimiento penal frente a él.

CANCELAR CONTRATO DEL ALQUILER POR DIVORCIO

¿Es posible cancelar el contrato de alquiler por divorcio?.

 

El contrato de alquiler se realiza entre parte arrendataria y arrendadora, de tal manera que para poder cancelar el contrato será indispensable la voluntad expresa de ambas partes, de tal modo que lo que pueda ocurrir a una de ellas no afecta a la otra (el divorcio de los arrendatarios, arrendadores, pérdida de trabajo…. etc).

 

El divorcio de los inquilinos, por ejemplo, no supondrá que el cónyuge que deja de residir en la vivienda no esté obligado  al pago respecto al casero, pues a pesar de poder haber llegado a un acuerdo, este no podrá vulnerar los derechos adquiridos al inicio del contrato. Lo ideal será llegar a un acuerdo, en caso contrario, se deberá de notificar un mes antes de la prórroga la resolución de tal manera que no se renueve, o de hacerlo sea en base a otro contrato.

EVITAR EL SUFRIMIENTO DE LOS HIJOS EN UN DIVORCIO O SEPARACIÓN

EVITAR EL SUFRIMIENTO DE LOS HIJOS EN UN DIVORCIO O SEPARACIÓN:

 

Los divorcios con hijos menores son los más delicados en los que no sólo se debe de atender a los derechos de cada uno de los esposos, además y muy especialmente a las necesidades de los menores, pues en ocasiones merece la pena ceder bilateralmente en sus respectivas pretensiones en beneficio del bien común que será el de los hijos comunes, que no deben de ver perjudicada su estabilidad y calidad de vida por el divorcio o separación de su progenitores.

 

Para evitar el sufrimiento de los hijos en un divorcio express o separación matrimonial se deberán hacer verdaderos esfuerzos de mediación familiar, y dejar a un lado los sentimientos enfrentados para centrarse en resolver y cubrir las necesidades familiares (tanto en el aspecto paternofilial, como el patrimonial).

 

Evitar el sufrimiento de los hijos en un divorcio o separación es posible, y nuestros abogados están dispuestos a ayudarles.