Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/14/d353747629/htdocs/clickandbuilds/WordPress/Divorciolandia/wp-includes/post-template.php on line 284

EL MUNDO DEL DIVORCIO: FACIL, RAPIDO Y ECONOMICO

Divorcios express y Separaciones con o sin acuerdo e hijos. Convenios reguladores, abogados en Madrid

EL MUNDO DEL DIVORCIO: FACIL, RAPIDO Y ECONOMICO - Divorcios express y Separaciones con o sin acuerdo e hijos.  Convenios reguladores, abogados en Madrid

Visitas de abuelos divorciados con los nietos

Visitas y comunicación de abuelos divorciados con los nietos:

Todo abuelo y abuela tiene derecho a relacionarse con su nieto o nieta. Además, lo que es más importante, todo niño y niña tiene derecho a relacionarse con sus abuelos. En los casos en los que los abuelos están divorciados, lo cual es cada vez mas frecuente (antes era al revés y lo raro era tener abuelos divorciados) es complicado coordinar las relaciones familiares pues cuando la relación entre los abuelos divorciados no es buena. El primer criterio antes de plantearse interponer procesos en el Juzgado es la de aplicar el sentido común, y como se suele decir “hacer de tripas corazón” y fomentar una relación cuanto menos razonable y cordial pues si precisamente el objetivo es el bienestar de los niños, nietos de ambos abuelos divorciados, estos son los que tienen que ser valientes y hacer el esfuerzo por los niños, pues de nada sirve pelear en el Juzgado el derecho de ver unos menores cuando tal vez el conflicto entre ambos abuelos, les perjudique mas de lo que les beneficie. Unos abuelos unidos, o separados pero respetuosos, podrán suponer un apoyo valiosísimo para los menores, en cambio, dos abuelos que crean tensión y conflicto (en algunos casos con descalificaciones con el otro abuelo o abuela, comparaciones…. etc) no son recomendables, y tal vez después del correspondiente informe psicosocial no se establezca ningún derecho de visitas. Los padres deben ser los que en cada momento valoren la situación familiar y que permitan el contacto con ambos abuelos.

En ocasiones las relaciones están tan deterioradas que cualquier esfuerzo es contraproducente, y en vez de acercar las posturas, las aleja después del proceso judicial. La alienación parental de los padres hacia los abuelos o incluso la actitud inadecuada de los abuelos, pueden hacer recomendable el no establecimiento de visitas a los abuelos. En los Juzgados se emiten resoluciones que resultan injustas en múltiples ocasiones para algunas de las partes, y en este caso, la prioridad absoluta son los hijos menores de edad, que no tienen que pagar los “platos rotos” de la familia, aunque incluso en algunos casos mantienen actitudes inapropiadas alentadas o no por las influencias familiares.

 

 

Categoría: Uncategorized

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*